martes, 17 de abril de 2012

El Yoga y Yo

Me gustan los deportes y la adrenalina que me producen, pero soy de las que prefieren deporte más extremos, not too girly en ese sentido. Durante 10 años practiqué natación y siempre era una foca perezosa, pero luego las cosas cambiaron y mi cuerpo empezó a necesitar movimiento, ejercicio, VIDA.

Hace unos 5 años me apunté a unas clases de yoga en mi ciudad natal durante unas vacaciones, anteriormente había hecho yoga con un amigo y me parecía fascinante pues él había aprendido Power Yoga en un campamento de Kárate años antes, entonces su exigencia me hacía sentir que debía dar mucho de mi misma para poder lograr los movimientos de manera adecuada.

Cuando comencé las clases que les menciono, me decepcioné bastante, puesto que la profesora no era para nada fitness y no se concentraba en exigirnos perfección en los movimiento, sino en la parte espiritual del asunto.

"¿Qué sentido tiene si se hace de manera fácil o sin alguien que te corrija la postura?" pensé al comienzo de la clase, pero me concentré y traté de hacer lo mejor posible los movimientos. Desde ese momento descubrí que la dificultad del Yoga está en CONCENTRAR LA FUERZA DEL MOVIMIENTO EN EL LUGAR ADECUADO DE TU CUERPO.

Al terminar la clase me sentía contenta porque había aprendido posturas invertidas y había estirado los músculos muchísimo, llegué a casa y cuando salí de la ducha me pasó algo impresionante, sentía huesitos, músculos, cartílagos en lugares de mi cuerpo donde no tenía idea que existían estas cosas. Me encantó la sensación y me entregué de corazón a las clases, aprendí ásanas nuevas y cuando la profe empezaba a hablar de las energías me hacía un poco la sorda, porque no me interesaba, pero me concentraba en enfocar el dolor y el peso dónde ella pedía.

Les explico con un ejemplo esto de concentrar tu fuerza, peso y dolor.

Para los que no hacen deporte o nunca han tenido alguien que les diga cómo se debe respirar y dónde debe estar concentrado el peso de tu cuerpo cuando se realiza un ejercicio, no debe ser fácil entender eso que  escribí resaltado y en mayúscula, pero créanme que allí se resume gran parte de la eficiencia en un ejercicio e incluso se evitan lesiones. Realizar un simple desplante sin estar pendiente del ángulo de la rodilla, la postura de la espalda y la respiración puede provocarte lesiones, por ejemplo.



La Postura del Arado o Halasana es una postura invertida, donde estas acostado boca arriba en el mat con las piernas y brazos estirados.

Luego comienzas a subir las piernas sin doblar las rodillas hasta llegar los dedos de los pies detrás de tu cabeza y tocando el piso, todo el tiempo sin doblar las rodillas.

Cuando ya por fin estás en la posición la profe dice "concentra todo el dolor y todo el peso en la tiroides"...

"QUE? se volvió loca, cómo hago eso?"

Curiosamente es posible realizarlo y aunque cuesta muchísimo, ahí está gran parte de lo que luego tu cuerpo agradecerá. En la foto estoy haciendo la Halasana con Variante I (llevo las brazos estirados hacia los lados) luego de correr, no tengo las rodillas dobladas aunque parezca que si.

No duré más de tres semanas en esas clases y más nunca tomé clases de yoga, me enfrenté con una sociedad que te juzga hasta la manera de caminar, ellos querían que me convirtiera en vegana y se negaban a enseñarme ásanas de un nivel más alto porque consumía carnes, además todo ese rollo espiritual no es lo mío.

Pero a pesar de eso amo el yoga y me levanto cada mañana a hacer una rutina, es lo primero que hago luego de levantarme, tender la cama y tomar agua. Mi mente se abre al mundo de una manera impresionante y mi organismo se siente vivo. Sé que leen el párrafo anterior y ahora éste les sonará cursi, pero no, va más allá de creencias y sentimentalismos, es simplemente lo que siento cuando termino de hacer mis rutinas y la energía con la que paso el día.

Sigo sintiéndome muy escéptica con respecto a los mantras y la filosofía hindú espiritual en la que se basa el yoga, pero como deporte lo disfruto, renuevo mis clases y aprendo posturas nuevas en páginas dedicadas a enseñar yoga y trato siempre de dirigirme a la sección de Power Yoga.

Actualmente llevo 3 días realizando una rutina de energía en la cual debo hacer flexiones y me ha costado bastante porque soy súper débil de los brazos, pero al mismo tiempo me siento contenta de ir mejorando cada día. Esta mañana luego de mi rutina complementé con 4 repeticiones de éste sample  y cada vez que relajaba los hombros comenzaba a sentir como vibraban mis músculos del abdomen, es realmente gratificante.

No hay comentarios:

Tus comentarios son importantes para mi!! Deja tu comentario aquí