viernes, 30 de noviembre de 2012

Mi prima Eva Braun. Sibylle Knauss. (NOVELA)







Me robo este trozo de la dedicatoria:



“Esta historia es tan verídica como los hechos
en que se basa, y tan ficticia como las novelas.

A las lectoras y lectores que conocen el secreto
de la ficción y lo respetan”







Sin duda este es un libro que hay que leer con mucha concentración, sobre todo si lo que el lector conoce sobre la Segunda Guerra Mundial y la historia de Alemania es básico o limitado a las películas y libros más populares.

Los capítulos se entrelazan de una manera que resulta un poco confusa para quienes no estamos acostumbrados a devorar libros semanalmente. Creí que yo tenía ese don de leer mucho con placer y que sabía un poco más de la WWII (porque me encanta el tema y he leído algunas novelas), pero me topé con este libro y me he dado cuenta de que me había acostumbrado a la lectura fácil, fue difícil para mí llevar la secuencia del tiempo, de hecho pienso que para disfrutarlo realmente debo leerlo una vez más y con mejor disposición.

Además de ser un libro con un toque literario bastante cargado la escritora sabe matizar palabras o frases muy sencillas con un roce poético lleno de arte, que permite fácilmente hacerse un cuadernillo de frases sacadas de las líneas de cada capítulo. Les dejo entonces mi sinopsis personal.
 
Comienza con un viaje de Marlene (ya de avanzada edad) a Kehlsteinhaus

“…Cuando se es tan mayor como yo, se advierte que es el propio deseo de viajar de la gente el que viaja…”

las primeras cuatro hojas fueron para mí como ver a través de los ojos de la misma Marlene, una descripción del paisaje, del clima, del entorno, exquisita. Incluso, el libro lo comencé viajando para casa de mis papás y me pareció encantador encontrarme con ese comienzo.

Durante el camino, Marlene comienza a narrar los recuerdos que le traen esos lugares y salta al recuerdo desagradable de un compromiso de matrimonio, roto, por causa de su pasado ligado a los nazis. Allí se da inicio a la parte dolorosa de los recuerdos de Marlene, a mi percepción todo el libro trae desilusión y cuesta sentirse a gusto con los lujos que se describen en más de la mitad del mismo.

Ella era una estudiante de física, quien a sus 20 años de edad recibió una carta de su prima Eva Braun para acompañarla a uno de los refugios de Hitler (Berghof). En contra de la opinión de su padre emprendió un viaje para encontrarse con su admirada prima y de cierto modo tratar de resolver su vida con un toque de glamour y elegancia. Se dedicó a ser una acompañante fiel, disfrutó, no sin esfuerzo, del hecho de tener a su disposición un comité de servicios y cuidados, los lujos y la comodidad.

Eva Braun por 1940 - LIFE.com


Al comienzo de su vida con Eva, la emoción la hacían los escapes y desobediencias de la misma Eva, el tiempo pasaba lentamente, pero Marlene se encontraba en un lugar totalmente nuevo y diferente a lo que conocía como vida. Debo confesar que como lectora me fascine tanto como Marlene de lo moderna y lujosa que se puede sentir alguien de estrato normal usando la ropa que ya no usaba la amante de Hitler. A quienes disfrutan tanto como yo la descripción de los objetos y además les gusta escuchar hablar de tendencias o moda de antaño, van a enamorarse de la manera en la que Marlene describe las piezas de ropa, los accesorios, peinados y zapatos que Eva lucía o que ahora formaban parte del guardarropa de la pequeña prima invitada.

Eva Braun tomando té en la terraza de Berghof por 1942 - LIFE.com
Estando en Berghof, Marlene vio y fue fiel compañera de los padecimientos de Eva por tener a su lado, pero siempre ausente, a un hombre cuyo poder no le permitía sentirse su mujer, sino vivir escondida de los compañeros “importantes” de Hitler, y al mismo tiempo darle a su familia el estigma de estar ligados por sangre a la famosa y oculta amante.

Luego de un tiempo Marlene se mudó a una casa de té en medio de los campos y jardines, donde se mantenía enterada de lo que sucedía escuchando la BBC radio, la cual era prohibida por el Fuhrer, se consideraba acto de alta traición escuchar a los enemigos. Fue viviendo en la casa de té cuando tuvo algunos encuentros con lo más parecido al amor, luego de ir a un baile con Eva y conocer un Teniente Coronel que llegó a obsesionarse con ella. En ese lugar, además se atrevió a refugiar a un joven de Korcziw (frontera entre Ucrania y Polonia) quien había escapado de los campos de concentración.

Mi parte favorita del libro sucede en la casa del té y todo lo que pasaba en la vida de Marlene en esos momentos, siento que es tal vez porque me gusta más el alma de novela que llevan esos capítulos, pero también es posible que la razón sea que me sentía ya algo cansada de Eva.

Dos o tres capítulos más son dedicados a narrar de manera bastante tajante los últimos días de Eva y Hitler como se conocen en la historia, el entendimiento de Marlene frente a los intentos de suicidio de Eva para llamar la atención de Hitler, y lo que ahora se estaba convirtiendo en un hecho tangible, la muerte de los amantes, el anuncio de su matrimonio semanas antes de la fecha en la que queda registrado el hecho.

Y a mi me salta a la mente la duda, ahora, más que nunca, si en realidad el final de los amantes fue ese o escaparon sin dejar ni una sola huella, llego a imaginarme el final de la novela desde su escondite en Argentina. Al final del libro, una carta de Marlene para su padre ya muerto, con fecha de 1999 y al final de ella sus memorias del encuentro con una anciana a quién logró confundir con Eva, sencillamente algo que me hace pensar, una vez más, que los residuos de la guerra y la incógnita de esas fechas hace que todo y nada sea cierto, ¿acaso no es válido pensar que todos esos recuerdos no son realmente recuerdos?. Muchos de los que escriben o hablan de esos días, aseguran no saber con exactitud si lo vivieron o lo imaginaron así.

Es un libro que relata la caída de los nazis desde el punto de vista de quienes vivían acomodados por ser afines al concepto de Hitler, es un poco de lo sumergida que puede estar la dignidad de los seres humanos frente a un movimiento tan poderoso como lo fue el nazismo. Y más aún la estupidez humana a la cual se acostumbraron los aliados sintiéndose superiores.

No había tenido la oportunidad de leer un libro que hablara desde la perspectiva de un Nazi o alguien cercano a ellos, siempre leí libros narrados por judíos y creo que fue un gran reto leer las memorias contadas a través de Gertraud Weisker y plasmadas por Sibylle Knauss, de alguien que estuvo en la casa del mismísimo tirano. Tal vez, ese sea el hecho por el cual sentí cierta repulsión por quien contaba la historia.

Recomendado para los amantes de las biografías históricas, es seco y al mismo tiempo adornado con sentimentalismo. Me queda pendiente leerlo de nuevo con más entusiasmo.


Los iba a invitar a ver las fotos que reveló hace apróximadamente un año, LIFE.com de Eva Braun, pero no conseguí el enlace, al parecer las eliminaron. Las imágenes que ven aquí son fotografías que logré guardar esa vez que LIFE publicó un álbum de imágenes que no se habían visto de Eva.

3 comentarios:

  1. Creo que es algo que agregaré a mi lista, este tema siempre me ha interesado full, gracias por compartirlo.

    Btw, amo, amo la nueva imagen que tienes <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, buenísimo el tema, soy fan! Jaja... Gracias :-) año nuevo, look nuevo para el blog,

      Eliminar